La mejor envasadora al vacio en 2016

 

Los principales tipos de una envasadora al vacío son: conservar mejor los alimentos congelados, mantener frescos por más tiempo los productos en el frigorífico, conservar en buen estado documentos importantes y ahorrarte espacio de almacenamiento en artículos como ropa de cama, abrigos y ropa en general. El oxigéno es fundamental para la creación y supervivencia de microorganismos como el moho o los hongos. Si se extrae el aire del entorno de los alimentos pueden mantenerse hasta cinco veces más tiempo sin echarse a perder. El que se pueda usar en ella un rollo me ha gustado, pues facilita el envasado y el ahorro de plástico, ya que se puede adaptar al tamaño de nuestros alimentos envasando pequeñas porciones sin la preocupación del exceso de bolsa que después habría que cortar, con el consiguiente gasto de dinero.

Es importante también que consideres si el producto viene con los accesorios que requieres o si necesitas comprar algo por separado, comprueba las limitaciones que tiene la envasadora con respecto a las bolsas que puede utilizar, en algunos casos, utilizan bolsas específicamente por o para esa marca por lo que los suministros suelen ser más caros. Para la mayor facilidad de uso es importante que la envasadora cierre sin complicaciones y que los botones sean intuitivos. Algunas envasadoras al vacio solo funcionarán si y mientras que se presiona firmemente la tapa. Teniendo esto en cuenta, es fácil imaginar hasta qué punto las mejores envasadoras al vacío han facilitado la tarea en el ámbito de las cocinas profesionales de los restaurantes, al permitir conservar no sólo ingredientes especialmente susceptibles al paso del tiempo, sino sobre todo platos cocinados, respetando las propiedades, la textura, el aroma, y por supuesto, el sabor de éstos, siempre y cuando la conservación posterior al envasado se haga a la temperatura correcta dependiendo del tipo de alimento.

Esto no es muy útil especialmente en comparación con los equipos con la función de”manos libres” o provistos de una especie de palanca con la cual se puede cerrar y apretar la tapa con nada de esfuerzo. La envasadora Food Saver venía acompañada de unos rollos de plástico de cinco metros y medio de longitud, así como unas bolsas de un tamaño mediano, similar a las de los congelados. Pero la envasadora Food Saver no solo es útil a nivel de la preparación de alimentos ya que también serviría para otros usos domésticos que nos pueden facilitar el día a día. Algunos de ellos, por poner un ejemplo, serían la protección de documentos importantes que tengamos en casa, como contratos, partidas de nacimiento y demás.

Back to Top